Antes de nada os diré que todos los trabajos que aquí se muestran estan realizados con imagenes, videos, etc. tomadas de la red, respetando siempre su autoria y copyright, si alguna persona considerá que en este blog se incumplen las normas, solo debe comunicarmerlo y estaré encantada de atenderle y solucionar el problema.

Espero disfruten de mi Blog y les guste tanto como a mi.

03 septiembre 2012

Cuentos de Hans Christian Andersen

ABUELITA

Abuelita es muy vieja, tiene muchas arrugas y el pelo completamente blanco, pero sus ojos brillan como estrellas, sólo que mucho más hermosos, pues su expresión es dulce, y da gusto mirarlos. También sabe cuentos maravillosos y tiene un vestido de flores grandes, grandes, de una seda tan tupida que cruje cuando anda. Abuelita sabe muchas, muchísimas cosas, pues vivía ya mucho antes que papá y mamá, esto nadie lo duda. Tiene un libro de cánticos con recias cantoneras de plata; lo lee con gran frecuencia. En medio del libro hay una rosa, comprimida y seca, y, sin embargo, la mira con una sonrisa de arrobamiento, y le asoman lágrimas a los ojos. ¿Por qué abuelita mirará así la marchita rosa de su devocionario? ¿No lo sabes? Cada vez que las lágrimas de la abuelita caen sobre la flor, los colores cobran vida, la rosa se hincha y toda la sala se impregna de su aroma; se esfuman las paredes cual si fuesen pura niebla, y en derredor se levanta el bosque, espléndido y verde, con los rayos del sol filtrándose entre el follaje, y abuelita vuelve a ser joven, una bella muchacha de rubias trenzas y redondas mejillas coloradas, elegante y graciosa; no hay rosa más lozana, pero sus ojos, sus ojos dulces y cuajados de dicha, siguen siendo los ojos de abuelita.
Sentado junto a ella hay un hombre, joven, vigoroso, apuesto. Huele la rosa y ella sonríe - ¡pero ya no es la sonrisa de abuelita! - sí, y vuelve a sonreír. Ahora se ha marchado él, y por la mente de ella desfilan muchos pensamientos y muchas figuras; el hombre gallardo ya no está, la rosa yace en el libro de cánticos, y... abuelita vuelve a ser la anciana que contempla la rosa marchita guardada en el libro.
Ahora abuelita se ha muerto. Sentada en su silla de brazos, estaba contando una larga y maravillosa historia.
 -Se ha terminado -dijo- y yo estoy muy cansada; dejadme echar un sueñito.
Se recostó respirando suavemente, y quedó dormida; pero el silencio se volvía más y más profundo, y en su rostro se reflejaban la felicidad y la paz; se habría dicho que lo bañaba el sol... y entonces dijeron que estaba muerta.
La pusieron en el negro ataúd, envuelta en lienzos blancos. ¡Estaba tan hermosa, a pesar de tener cerrados los ojos! Pero todas las arrugas habían desaparecido, y en su boca se dibujaba una sonrisa. El cabello era blanco como plata y venerable, y no daba miedo mirar a la muerta. Era siempre la abuelita, tan buena y tan querida. Colocaron el libro de cánticos bajo su cabeza, pues ella lo había pedido así, con la rosa entre las páginas. Y así enterraron a abuelita.
En la sepultura, junto a la pared del cementerio, plantaron un rosal que floreció espléndidamente, y los ruiseñores acudían a cantar allí, y desde la iglesia el órgano desgranaba las bellas canciones que estaban escritas en el libro colocado bajo la cabeza de la difunta. La luna enviaba sus rayos a la tumba, pero la muerta no estaba allí; los niños podían ir por la noche sin temor a coger una rosa de la tapia del cementerio. Los muertos saben mucho más de cuanto sabemos todos los vivos; saben el miedo, el miedo horrible que nos causarían si volviesen. Pero son mejores que todos nosotros, y por eso no vuelven. Hay tierra sobre el féretro, y tierra dentro de él. El libro de cánticos, con todas sus hojas, es polvo, y la rosa, con todos sus recuerdos, se ha convertido en polvo también. Pero encima siguen floreciendo nuevas rosas y cantando los ruiseñores, y enviando el órgano sus melodías. Y uno piensa muy a menudo en la abuelita, y la ve con sus ojos dulces, eternamente jóvenes. Los ojos no mueren nunca. Los nuestros verán a abuelita, joven y hermosa como antaño, cuando besó por vez primera la rosa, roja y lozana, que yace ahora en la tumba convertida en polvo.

LA AGUJA DE ZURZIR

Érase una vez una aguja de zurcir tan fina y puntiaguda, que se creía ser una aguja de coser.
-Fíjense en lo que hacen y manéjenme con cuidado -decía a los dedos que la manejaban-. No me dejen caer, que si voy al suelo, las pasarán negras para encontrarme. ¡Soy tan fina!
-¡Vamos, vamos, que no hay para tanto! -dijeron los dedos sujetándola por el cuerpo.
-Miren, aquí llego yo con mi séquito -prosiguió la aguja, arrastrando tras sí una larga hebra, pero sin nudo.
Los dedos apuntaron la aguja a la zapatilla de la cocinera; el cuero de la parte superior había reventado y se disponían a coserlo.
-¡Qué trabajo más ordinario! -exclamó la aguja-. No es para mí. ¡Me rompo, me rompo!
Y se rompió
-¿No os lo dije? -suspiró la víctima-. ¡Soy demasiado fina!
-Ya no sirve para nada -pensaron los dedos; pero hubieron de seguir sujetándola, mientras la cocinera le aplicaba una gota de lacre y luego era clavada en la pechera de la blusa.
-¡Toma! ¡Ahora soy un prendedor! -dijo la vanidosa-. Bien sabía yo que con el tiempo haría carrera. Cuando una vale, un día u otro se lo reconocen.
Y se río para sus adentros, pues por fuera es muy difícil ver cuándo se ríe una aguja de zurcir. Y se quedó allí tan orgullosa cómo si fuese en coche, y paseaba la mirada a su alrededor.
-¿Puedo tomarme la libertad de preguntarle, con el debido respeto, si acaso es usted de oro? -inquirió el alfiler, vecino suyo-. Tiene usted un porte majestuoso, y cabeza propia, aunque pequeña. Debe procurar crecer, pues no siempre se pueden poner gotas de lacre en el cabo.
Al oír esto, la aguja se irguió con tanto orgullo, que se soltó de la tela y cayó en el vertedero, en el que la cocinera estaba lavando.
-Ahora me voy de viaje -dijo la aguja-. ¡Con tal que no me pierda!
Pero es el caso que se perdió.
«Este mundo no está hecho para mí -pensó, ya en el arroyo de la calle-. Soy demasiado fina. Pero tengo conciencia de mi valer, y esto siempre es una pequeña satisfacción». Y mantuvo su actitud, sin perder el buen humor.
Por encima de ella pasaban flotando toda clase de objetos: virutas, pajas y pedazos de periódico. «¡Cómo navegan! -decía la aguja-. ¡Poco se imaginan lo que hay en el fondo! Yo estoy en el fondo y aquí sigo clavada. ¡Toma!, ahora pasa una viruta que no piensa en nada del mundo como no sea en una "viruta", o sea, en ella misma; y ahora viene una paja: ¡qué manera de revolcarse y de girar! No pienses tanto en ti, que darás contra una piedra. ¡Y ahora un trozo de periódico! Nadie se acuerda de lo que pone, y, no obstante, ¡cómo se ahueca! Yo, en cambio, me estoy aquí paciente y quieta; sé lo que soy y seguiré siéndolo...».
Un día fue a parar a su lado un objeto que brillaba tanto, que la aguja pensó que tal vez sería un diamante; pero en realidad era un casco de botella. Y como brillaba, la aguja se dirigió a él, presentándose como alfiler de pecho.
-¿Usted debe ser un diamante, verdad?
-Bueno... sí, algo por el estilo.
Y los dos quedaron convencidos de que eran joyas excepcionales, y se enzarzaron en una conversación acerca de lo presuntuosa que es la gente.
-¿Sabes? yo viví en el estuche de una señorita -dijo la aguja de zurcir-; era cocinera; tenía cinco dedos en cada mano, pero nunca he visto nada tan engreído como aquellos cinco dedos; y, sin embargo, toda su misión consistía en sostenerme, sacarme del estuche y volverme a meter en él.
-¿Brillaban acaso? -preguntó el casco de botella.
-¿Brillar? -exclamó la aguja-. No ; pero a orgullosos nadie los ganaba. Eran cinco hermanos, todos dedos de nacimiento. Iban siempre juntos, la mar de tiesos uno al lado del otro, a pesar de que ninguno era de la misma longitud. El de más afuera, se llamaba «Pulgar», era corto y gordo, estaba separado de la mano, y como sólo tenía una articulación en el dorso, sólo podía hacer una inclinación; pero afirmaba que si a un hombre se lo cortaban, quedaba inútil para el servicio militar. Luego venía el «Lameollas», que se metía en lo dulce y en lo amargo, señalaba el sol y la luna y era el que apretaba la pluma cuando escribían. El «Larguirucho» se miraba a los demás desde lo alto; el «Borde dorado» se paseaba con un aro de oro alrededor del cuerpo, y el menudo «Meñique» no hacía nada, de lo cual estaba muy ufano. Todo era jactarse y vanagloriarse. Por eso fui yo a dar en el vertedero.
-Ahora estamos aquí, brillando -dijo el casco de botella. En el mismo momento llegó más agua al arroyo, lo desbordó y se llevó el casco.
-¡Vamos! A éste lo han despachado -dijo la aguja-. Yo me quedo, soy demasiado fina, pero esto es mi orgullo, y vale la pena.
Y permaneció altiva, sumida en sus pensamientos.
-De tan fina que soy, casi creería que nací de un rayo de sol. Tengo la impresión de que el sol me busca siempre debajo del agua. Soy tan sutil, que ni mi padre me encuentra. Si no se me hubiese roto el ojo, creo que lloraría; pero no, no es distinguido llorar.
Un día se presentaron varios pilluelos y se pusieron a rebuscar en el arroyo, en pos de clavos viejos, perras chicas y otras cosas por el estilo. Era una ocupación muy sucia, pero ellos se divertían de lo lindo.
-¡Ay! -exclamó uno; se había pinchado con la aguja de zurcir-. ¡Esta marrana!
-¡Yo no soy ninguna marrana, sino una señorita! -protestó la aguja; pero nadie la oyó. El lacre se había desprendido, y el metal estaba ennegrecido; pero el negro hace más esbelto, por lo que la aguja se creyó aún más fina que antes.
-¡Ahí viene flotando una cáscara de huevo! -gritaron los chiquillos, y clavaron en ella la aguja.
-Negra sobre fondo blanco -observó ésta-. ¡Qué bien me sienta! Soy bien visible. ¡Con tal que no me maree, ni vomite!
Pero no se mareó ni vomitó.
-Es una gran cosa contra el mareo tener estómago de acero. En esto sí que estoy por encima del vulgo. Me siento como si nada. Cuánto más fina es una, más resiste.
-¡Crac! -exclamó la cáscara, al sentirse aplastada por la rueda de un carro.
-¡Uf, cómo pesa! -añadió la aguja-. Ahora sí que me mareo. ¡Me rompo, me rompo!
Pero no se rompió, pese a haber sido atropellada por un carro. Quedó en el suelo, y, lo que es por mí, puede seguir allí muchos años.



Poemas de amor


BELLEZA INTERIOR

CUANDO YO TE CONOCI 
VI TU CARA TAN PRECIOSA 
VI TU CUERPECITO LINDO 
TU FORMA DE HABLAR GRACIOSA 
Y YO YA NO VI MAS COSAS 

PERO EL TIEMPO ME HA IDO DANDO 
DETALLES DE TU INTERIOR 
Y CADA VEZ QUE TE ESCUCHO 
TE VOY DANDO MAS VALOR 

ME HE DADO CUENTA QUE TIENES 
UNA BELLEZA INTERIOR 
FORTALEZA, UNA CULTURA 
UN RESPETO, UNA TERNURA 
UN CORAZÓN GENEROSO 
Y UN CARIÑO PRODIGIOSO 

Y EN MI CABEZA HAS CREADO 
UNA DUDA CHIQUITITA 
YA NO SE SI ERES POR DENTRO 
O POR FUERA MAS BONITA 

Y YA ME ESTA ENTRANDO MIEDO 
CONOCERTE MAS A FONDO 
PUES SI SIGO DESCUBRIENDO 
EN TU INTERIOR MAS TESOROS 

YO TERMINARE ENCERRADO 
EN TU CORAZÓN Y ATADO 
A TU CARIÑO A TU ENCANTO 
A TU BELLEZA, A TU EMBRUJO 

Y TERMINAR SIENDO ESCLAVO 
DE ESE CORAZÓN DE LUJO. 


Paisajes






















Los lugares mas exóticos y extraños

La isla de La Diosa Afrodita


Ubicada en el Mediterráneo en las costas de  al frente de Siria, Turquía y el Líbano, se encuentra la isla de Afrodita o Venus, codiciada por fenicios, griegos, romanos y turcos de la antigüedad. 

La mitología Griega cuenta que cuando Crono castró a Urano este lanzó sus genitales al mar formándose una espuma de la cual nace Afrodita en las costas de la ciudad chipriota de Pafos. 

Sus bellas playas ahora hacen que vayan miles de turistas a disfrutar del encanto de sus aguas y blancas arenas, muchos vuelos chárter llegan día a día para reposar tranquilamente en la isla en especial los británicos que llegan de a miles, pues esta isla fue colonia británica durante muchos años hasta 1960 que logro su independencia y anexión a

Llegando al aeropuerto internacional pasamos por la ciudad de Larnaka ubicada en el centro de la isla, el cual recibe con amabilidad a los turistas que llegan, su aspecto un poco extravagante del vestir y su forma de vida incluso la de hablar delatan la  griega y nos hacen sentir como si estuviéramos en otra época en la historia, visitar el centro cultural Bürük, antigua hostería del siglo XVI, o la catedral gótica de Santa Sofía, convertida ahora en mezquita. Rodeado siempre de historia y belleza. 

Salir a Limassol para pasear por la ciudad vieja y visita al castillo medieval o el castillo de Kolossi conocido como el Castillo de los Caballeros de San Juan, unos de los lugares mas visitados es el paraje de Petra Toy Romiou lugar donde nació Afrodita y en el cual se encuentra un templo dedicado a esta diosa, al rededor de este se encuentra restos que revelan su grandeza en la antigüedad como las Tumbas de los Reyes, declarado Patrimonio de la Humanidad, Es una ciudad funeraria construida por las clases adineradas de la ciudad-estado que floreció 800 años antes de Cristo. 

Existen lugares en los cuales se ha prohibido toda construcción por lo cual aun se pueden ver aquellos lugares vírgenes de la isla donde las tortugas llegan a depositar sus huevos en las playas, sin duda esa una buena opción para buscar un relajo fuera del estruendo de la ciudad y rodeado de historia y amor. 




Machu Picchu


Ubicado en Perú en el departamento del Cusco, provincia de Urubamba y distrito de Machu Picchu a 2,350 m.s.n.m Macchu Picchu, descubierto por Hiram Bingham, es una fortaleza que se extiende 800m. sobre la loma del mismo nombre. Macchu Picchu se caracteriza por la belleza que lo rodea de la sierra peruana, es sin duda un lugar que ya muchos conocen y que cientos llegan día a día para deslumbrarse con su belleza natural. 

Existen tres rutas la cuales se pueden tomar para llegar, la primera y mas tradicional manera de ir es en tren el viaje empieza en la estación San Pedro en la ciudad del Cusco recorriendo unos 112 kilómetros por los pueblos de Pory, Cachimatyo e Izcuchaca, Pampa de Anta entre otros y cruzando el Valle Sagrado de los Incas hasta llegar a la estación de Ollantaytambo y seguir hacia el puente Ruinas el cual es el destino final. 

La segunda manera de ir es por helicóptero, aunque solo existe una sola empresa que da este servicio y sale a las 8.45 a.m desde el aeropuerto del Cusco “Velasco Astete”. El viaje dura unos 25 minutos y tenemos la maravillosa vista del Valle Sagrado de los Incas desde lo mas alto hasta llegar a Aguas Calientes para tomar el bus que nos llevará hasta la ciudadela en 30 minutos. 

Y la tercera forma que es para aquellos que les gusta la aventura es la famosa ruta conocida como “Caminos del Inca” esta caminata se inicia en el kilómetro 88 de la línea férrea hacia el Valle de la Convención, en Q’oriwayrachina, desde donde la cual existe una distancia total de 39. 6 kilómetros hasta a ciudadela. Se empieza cruzando el puente colgante(con cables de acero) Kusichaca que atraviesa el río Urubamba atravezando un bosque de eucaliptos llegando a los grupos arqueológicos de Q’ente, Pulpituyoc, Kusichaca y Patallaca hasta llegar a Wayllabamba lugar favorito para hacer el primer campamento. al día siguiente muy temprano luego de haber tenido un buen desayuno para subir unos 4,200 m.s.n.m. para luego bajar hasta el valle del río Pakamayu, donde se pasara la noche, al tercer día de caminata nos encontraremos con los restos de Runkuraqay, la laguna de Yanacocha y Phuyupatamarca hasta llegar al centro de visitantes de Wiñayhuayna donde pasaremos nuestra tercera noche. el cuarto y último día de esta maravillosa pero fuerte caminata es a través de ceja de selva y precipicios y en todo el recorrido seremos testigos de la inmensa fauna y flora que posee estas tierras como pumas, osos de anteojos, zorros andinos, gatos monteses y otros. 

Al llegar a Macchu Picchu podremos visitar el Intihuatana que significa “donde se ata al Sol” considerado por muchos historiadores y arqueólogos como un reloj solar pero hay quienes dicen que se usaba para saber la posición del Sol en los solsticios y que se usaba de altar para los sacrificios. También podremos ver el recinto de los Morteros en donde se encuentran dos fuentes circulares en las cuales los Incas llenaban estas fuentes para ver los astros en sus reflejos. así mismo podremos ver el Templo del Cóndor y el Templo del sol. 

Algo que llama la atención de muchos sobre Macchu Picchu es la forma de un rostro mirando al cielo lo que hace que algunos generen opiniones un poco mas allá de nuestra esfera cultural. Pero no por eso deja de ser un lugar maravilloso el cual no debemos dejar de visitar. 



La fabulosa Oceania


Oceanía es un país misterioso donde la vida indígena están inmersas y donde se puede conocer un fascinante país colmado de contrastantes paisajes, interesantes personas y una cultura interesante manifestada por las formas de vida indígenas formadas en la cultura de occidente. 

Nueva Zelanda es un mix de diversas culturas, entre ellas la maorí, la asiática, la polinesia y la europea. Los pobladores de Nueva Zelanda, conocidos como kivis, son admirados por su plena simpatía, su carácter franco, el amor que reflejan y la aventura que llevan en su sangre. 
En los bosques de eucaliptos del Parque Nacional australiano Ku Ringai Chase, habitan diversos animales legendarios de la fauna australiana, como lo son el ornitorrinco y el famosos Koala. 

Vanuatu es un conjunto de islas de aproximadamente ochenta islas, que se encuentran a más de dos mil kilómetos de las costas australianas, donde no sólo se pueden emprender viajes exoticos entre la selva, apreciar los arrecifes colmados de corales y peces, sino que además se pueden recrear con una de las culturas mejor conservadas y más puras del mundo. Siempre en este tipo de paseos es muy relevante conocer siempre las reglas de protección del coral para no arruinar uno de los más maravillosos tesoros del planeta. 


Shangai, China


Shanghái empezó a cobrar importancia como ciudad durante la dinastía Han cuando se empezaron a desarrollar la pesca y la industria de la sal. En el siglo XII Shanghái era ya un centro importante de la industria del algodón. En 1553 se construyó la muralla de la ciudad, fecha que se considera el nacimiento de Shanghái como ciudad. 

A principios del siglo XIX, Shanghái se convirtió en el principal centro industrial y comercial de China en base a su situación estratégica, cercana al río Yangzi, que facilitaba el comercio con occidente. Al finalizar la Primera Guerra del Opio, en 1842, los británicos exigieron que Shanghái se abriera a los extranjeros, y porciones de la ciudad quedaron bajo "concesiones": inglesa, francesa y nortemericana. Las relaciones entre los habitantes de la ciudad y los británicos fueron siempre cordiales, ya que se basaban en el mutuo interés. 

En 1937, tras la Batalla de Shanghái, la ciudad cayó en manos de los japoneses. Esta ocupación duró hasta 1945. Durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en punto de refugio de muchos europeos. Fue la única ciudad del mundo abierta a los judíos durante este periodo. 

Con el triunfo de la revolución comunista en 1949, la mayoría de los extranjeros abandonó la ciudad. También lo hicieron algunos empresarios chinos que prefirieron desplazar sus negocios a Hong Kong. Sin embargo, Shanghái recuperó su importancia económica con rapidez y hoy en día es uno de los motores industriales de China. 





Iglesia Colgante De El Cairo


La ciuda de El Cairo no tiene gran cantidad de iglesias, pues la religión mayoritaria es la musulmana, y los edificios religiosos más numerosos son las mezquitas. La Iglesia de Santa María Virgen, conocida como la Iglesia Colgante, es una de las más antíguas de Egipto y el monumento copto más visitado de la capital egípcia. 

A esta iglesia ortodoxa se la llama Iglesia Colgante por estar situada sobre una de las puertas de la Fortaleza de Babilonia, una fortaleza romana. La nave principal se encuentra suspendida sobre el camino que conducía al interior. Aunque los primeros viajeros la denominaban "la Iglesia de la Escalinata" por tener que subir 29 escalones para llegar a ella. 

La Iglesia Colgante, también conocida como Al-Muallaqa, probablemente sea el primer templo cristiano de El Cairo en ser construido según las líneas clásicas de las basílicas. Se calcula que pudo ser construida en el año 690 aproximadamente, aunque existen referencias de la existencia de una iglesia en este lugar desde el siglo III. 

Cuando nos adentramos en la Iglesia Colgante lo que más llama nuestra atención son sus altas columnas de mármol blanco, entre las cuales contrasta una negra, hecha de basalto. En su interior también podremos admirar la bella decoración del techo de su nave principal, así como los capiteles corintios de las columnas, que le dan un aspecto aún más pretérito a la construcción. 

Esta hermosa iglesia fue reconstruida en várias ocasiones, terminándose su última reforma en el año 2007, año en que se restauró hasta el 96% de la misma. Por este motivo, actualmente, se encuentra en muy buen estrado y es de esperar que siga así por muchos años. Las obras de restauración consistieron en la reducción del nivel de las aguas subterráneas alrededor de la fortaleza y del museo copto, aledaño a la iglesia, en la renovación de su iluminación y en la restauración de las pinturas de las paredes del templo. 



La isla encantada de Yemen


La isla de Socotra, junto a otras pequeñas islas, conforma un archipiélago en el Océano Índico a unos 350 kilómetros de la costa de la península Arábiga: es una de las islas de origen continental más aisladas del planeta. Pertenece a la república de Yemen. La isla principal, apenas tiene una extensión de 130 kilómetros de largo por 35 kilómetros de norte a sur y posee un clima tropical desértico: las condiciones geográficas de sequía y calor, sumadas a la situación de aislamiento generaron un ambiente y biodiversidad única en el planeta, con especies endémicas que conforman un pequeño mundo perdido. 
Es sin duda, uno de los ejemplares más representativos de la isla, es un extraño árbol en forma de sombrilla conocido como el árbol de sangre de dragón, por su llamativa sabia de color rojo. Muchos de éstos ejemplares están diseminados por casi toda la isla. 
De las aproximadamente 800 especies de plantas de la isla, un tercio no existe en ninguna parte del mundo. Lo mismo sucede con muchas de las especies de reptiles y aves. Es un arca perdida por miles de años en el Índico, actualmente, amenazada en forma preocupante por la actividad humana y la inserción de nuevas especies. La isla, fue recientemente reconocida como patrimonio natural por la UNESCO, sumando esfuerzos con la Unión Europea y la Organización Internacional de Protección del Medio Ambiente para la conservación. 





La isla encantada de Japón


En la isla japonesa de Yakushima, se asienta un extenso bosque húmedo sometido a un diluvio eterno, por el cual se ha ganado la extraña fama de ser el lugar donde llueve 35 días al mes: sobre el bosque pueden caer entre 4000 a 10000 mm de agua de lluvia anuales. Declarada como Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1993, la isla Yakushima está cubierta por un denso bosque de un árbol conocido como Sugi, son los protagonistas de una escenografía de aspecto extraño, como si fuera un bosque encantado. 
Declarada como Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1993, la isla Yakushima está cubierta por un denso bosque, que amparado por la humedad extrema, llega a recrear atmósferas densas de un verdor explosivo, decorado por las extrañas formas de ramas y árboles que crecen desproporcionadamente. 
La isla Yakushima, tiene una extensión de unos 500 km² y apenas unos 15.000 habitantes. Está situada al sur de la isla principal de Kyushu, y posee un paisaje montañoso con picos como el Miyanoura-dake, el más alto de la isla, con 1935 metros de altura. El régimen de precipitaciones es uno de los elevados del mundo, con impresionantes aguaceros capaces de generar desplazamientos de tierra, sobre todo en primavera y verano. 






Mis creacciones Agosto 2012

Agosto 2012