Antes de nada os diré que todos los trabajos que aquí se muestran estan realizados con imagenes, videos, etc. tomadas de la red, respetando siempre su autoria y copyright, si alguna persona considerá que en este blog se incumplen las normas, solo debe comunicarmerlo y estaré encantada de atenderle y solucionar el problema.

Espero disfruten de mi Blog y les guste tanto como a mi.

14 octubre 2011

LEYENDAS DE HALLOWEEN


Historia de halloween para niños
LEYENDAS

Las brujas despiertan 
(Cuento
halloween para niños)

La tan esperada noche de brujas por fin había llegado , los niños se disponían a salir por sus dulces para luego reunirse a contar cuentos de terror. Pero esta vez algo especial sucedería.
En lugar de reunirse en el lugar habitual lo harían en el cementerio abandonado en las afueras del pueblo, todos estaban nerviosos pero trataban de ocultar su temor.
En el lugar la calma era tan profunda que imponía silencio. Los niños comenzaron a llegar y se sentaron formando una ronda alrededor de una lámpara que alumbraba sólo sus caras.
El mayor de ellos comenzó a contar la leyenda del cementerio:
... Se dice que en este lugar fueron sepultadas tres hechiceras y que a partir de ese momento todos los años en la noche de brujas sus almas se elevan de las tumbas para atormentar a aquellos que no creen en ellas...
¿Pero... quién está haciendo ruidos? ¿Hay alguien escondido?
Todos se inquietaron , tal vez alguno de los niños mayores se había ocultado para atemorizarlos... Entonces se escucharon las doce campanadas de la iglesia repicando a la distancia...
¡ Los niños se tomaron instintivamente de las manos !
¡ La linterna cayó al suelo apagándose y el viento comenzó a soplar ! ¡ La luna se veía más grande y tenebrosa!
¡ Debemos regresar a nuestras casas esto ya ha dejado de ser gracioso ! dijo uno de ellos, y seguidamente gritó... Cielos ¿ Qué es eso?


De las tumbas parecían salir flotando extrañas y fantasmales figuras, nunca habían visto nada semejante. Querían correr pero sus piernas estaban endurecidas por el temor.
¡ Una risa estremecedora sacudió el cementerio ! ¡ Por fin los pequeños lograron reaccionar y salieron corriendo de aquel espantoso lugar !
Cuando estuvieron a salvo en sus hogares prometieron no contar a nadie lo que habían visto, pero a partir de aquella noche jamás volvieron a burlarse de los que contaban historias sobre el cementerio abandonado.
FIN

BAILES DE DISFRACES

Poco antes de ir a una fiesta de disfraces de Halloween, una mujer tuvo un ataque de migrañas y le dijo a su marido que fuera solo, que ella prefería quedarse en casa.
Sin embargo, poco después empezó a encontrarse mejor y decidió ponerse el disfraz (que su marido no conocía) e ir a la fiesta.
Al llegar a la fiesta, vio a su marido flirteando con todas las mujeres que podía. La esposa se le acercó, le susurró palabras suaves al oído, lo abrazó y lo arrastró seductóramente hacia el jardín.
Poco antes de la medianoche, cuando es costumbre quitarse las mascaras, ella se excusó y volvió a su casa.
Su marido no llegó hasta las 3 de la madrugada.
- "?Qué tal la fiesta?", le preguntó ella
- "Aburrida", dijo el
- "? Bailaste mucho?
- "La verdad", contestó el marido, "cuando llegué a la fiesta me encontré con Peter, Bill y Fred que también estaban aburridos, y decidimos meternos en un estudio a jugar al póker"
- "?Así que estuviste jugando a cartas toda la noche?", dijo ella empezando a alzar la voz.
  • "Sí", contestó él, "por eso le dejé mi disfraz a Charlie, que por cierto me dijo que aquella fue la mejor fiesta de toda su vida".

ACAMPADA ACCIDENTADA

Esta leyenda es muy típico que se cuente en acampadas, sobre todo si el grupo esta formado por parejitas.
Dos adolescentes de una determinada comunidad autónoma cuyo nombre no viene al caso, estaban sumamente enamorados. El problema era que habitaban en un pueblo muy pequeño donde las habladurías podían ser fatales para su relación, ya que sus respectivos progenitores ignoraban el afecto que los unía.
Lo antes comentado les obligaba a quedar a escondidas y a organizar acampadas en los alrededores del pueblo con la excusa de que cada uno se iba con sus respectivos amigos. Por ello habitualmente plantaban su tienda de campaña en un bosque cercano y allí daban rienda suelta a su pasión.
De improviso, cuando más atareados estaban, aparecieron dos Guardias Civiles que, mosqueados por la situación, hicieron salir al muchacho de la tienda para pedirle la documentación.
Como eran menores de edad se veían en la obligación de avisar a sus padres a no ser que les dieran unas alegrías en las ingles a los dos guardias. En ese momento la joven comprendió la situación e hizo pasar al interior al primero de los agentes para resolver su pequeño problemilla.
Al rato entró el segundo guardia, y entonces ocurrió lo inesperado, según irrumpía el agente en la tienda de campaña se escuchó un grito y después algo así como:
 -¡¡¡¡MARIA!!!
CUADRO DEL NIÑO LLORANDO

Cuenta la historia que este cuadro fue pintado por un artista español a un niño en un orfanato.
Años más tarde este orfanato se incendio y el espíritu del niño quedó atrapado en esta pintura.
Este fue el cuadro del que mas copias se reprodujeron en España y se distribuyeron al mundo. 
En los 50 se dieron muchos casos de casas incendiadas donde se encontraba una reproducción de dicho cuadro, quemándose todo, incluido cadáveres, y lo curioso de todo esto es que el cuadro permanecía colgado en la pared sin un solo rasguño.
Los  que investigaron el caso no hallaron una explicación a este fenómeno, solo lo llamaron La maldición del niño llorón.  
Se dice que al ver el cuadro, uno siente como el niño de ojos llorosos y mirada tierna te sigue con la mirada, se siente un ambiente que te pone los pelos de punta.
Mucha gente posee este cuadro, pero dice que solo ataca a aquellos que descubren que el cuadro esta encantado, en la noche se escuchan lamentos lejanos, el niño sale del cuadro sube a tu habitación y te quita la vida, si es que no mueres antes de la impresión al ver su rostro endemoniado .
Luego incendia la casa con todos adentro y borra así la evidencia de su crimen. ¿Verdad, mito? Saquen sus conclusiones.
Derrumbamiento del Silver Bridge

En los meses anteriores al derrumbamiento del Silver Bridge, la ciudad de Point Pleasant en Virginia Oeste se vio sacudida por extraños sucesos.
Más de 100 apariciones del Mothman (hombre polilla u hombre con la piel aceitunada) y ovnis de todas las clases. Algunos creyeron que el Mothman estaba allí para alertarles de algo. Pero nadie supo de qué hasta justo antes de la Navidad de aquel año.
 El Silver Bridge era un puente extrañamente construido que se sostenía mediante un sistema de suspensión de cadenas.
En 1967 tenía casi 40 años y, dada su construcción, el fallo de un eslabón de la cadena podría causar el derrumbamiento del puente completo.
Esto es lo que ocurrió exactamente el 15 de diciembre de 1967, suceso atribuido a la corrosión y al simple envejecimiento. Dado que era Navidad, el puente tuvo que soportar un gran volumen de tráfico pero se considera que la causa principal del accidente fue el mal funcionamiento del semáforo de uno de los extremos del puente.
Nunca se determinó la causa de este mal funcionamiento.  
 En la tarde del 15 de diciembre de 1967, el Silver Bridge se derrumbó con el tráfico de la hora punta. Murieron más de cuarenta y seis personas en el desastre, al sumergirse sus coches en las heladas aguas del río Ohio justo antes de la puesta de sol.
Fue el mayor desastre ocurrido jamás en Point Pleasant, un pueblo con menos de 6000 habitantes.  
Una superviviente con suerte llegó al puente momentos antes del desastre. Explicando: "Tenía la fuerte sensación de que algo no iba bien. No podía ignorarla". Así que, puso la marcha atrás y abandonó el puente, observando con horror cómo segundos más tarde se derrumbaba el puente ante sus ojos.
Quizá el Mothman, que tiene una especial afinidad con los niños, sabía algo que la superviviente no sabía, estaba embarazada de gemelos.  
 Aunque algunos lo achacan a que el acero del puente se rompió, son muchos los que afirman haber visto luces parpadeantes en el cielo del atardecer por encima del puente, justo antes de que se derrumbara.
El fantasma sin manos
En un pequeño pueblo de Estados Unidos hubo un loco que había matado a miles de personas inocentes. 
El loco se suicidó para que la policía no le atrapara: primero se cortó las manos con un cuchillo de cocina y luego se ahorcó en el árbol del cementerio. 
Muchos años después, un chico de 17 años llamado Richi vino al pueblo. 
Él y sus amigos decidieron ir en Hallowenn al cementerio. Allí encendieron una hoguera y contaron historias de miedo. 
Uno de los amigos de Richi, Tomy, contó la del loco sin manos: 
-Y dicen que el día de hoy lo puedes ver en este cementerio paseando en busca de inocentes a los que matar. Yo vi una foto de él por Internet y, según cuentan, encontraron a quien lo fotografió muerto al otro lado del cementerio... y sin manos. 
-Tonterías -dijo Richi-. Lo dicen para que los crédulos se mueran de miedo. Lógico. 
-Richi, ¿tú no te crees ninguna de esas historias? Yo tampoco, pero mucha gente lo ha visto... de verdad- dijo Mike, su mejor amigo. 
-Podrían estar mintiendo- dijo Richi-. Mira, dame la cámara. Ahora voy y ya verás que todas esas cosas que dicen son chorradas y mentiras. 
-Vale, pero te avisamos- dijo Mike. 
 Richi fue por el cementerio con la cámara. No se creía esa historia del fantasma, pero por alguna rara razón le dio escalofríos y pensó que era un idiota al interrumpir a sus amigos. De repente lo vio: un hombre con una marca en el cuello, como si alguien le hubiese pasado una cuerda alrededor. No le veía las manos, ya que tenía los brazos cruzados, y entre los brazos llevaba la cabeza de sus amigos... Richi, más blanco que la nieve, salió corriendo.
El fantasma, al verlo, tiro el resto de los cuerpos de sus amigos y con los ojos fuera de las órbitas sacó un cuchillo y le siguió. Richi corría y corría, pero el fantasma era mucho más rápido. Le alcanzó y le mató cogiendo una cuerda y colgándolo de un árbol. 
 Al día siguiente la policía encontró los cuerpos de los chicos con la cabeza separada del cuerpo, y a Richi ahorcado, sin manos y con los ojos llenos de pánico.

El mal de ojo
Mi historia es un tanto rara. Pasó hace unos 4 años y no me acuerdo muy bien. Era un 25 de Noviembre cuando estábamos en un parque de mi calle.
De repente vino un hombre muy pálido chillando porque le había caído un machete en la espalda.
Nosotros, asustados, nos fuimos corriendo. 
Al cabo de dos días contaron en las noticias unos niños habían asesinado a un hombre en un parque.
Una señora mayor nos había visto. Yo, asustada, reuní a todos los chicos en mi casa y estuvimos hablando del tema.
Todos coincidimos en una cosa: si nadie había tocado el machete solo tendría las huellas del señor. Así que decidimos ir a la policía. Allí nos tomaron declaración y nos dijeron que tendríamos que hablar con aquella señora. Nos citamos con ella en una iglesia muy tétrica y llena de velas. Ella nos ofreció algo de beber. Nadie bebió. 
La señora nos explicó que tenía el asesinato grabado en vídeo y que lo mandaría al juzgado de Barcelona como prueba. Nos fuimos tranquilos, ya que no podía mandar nada; nosotros no habíamos sido.
Lo malo era que al cabo de dos días la mujer apareció muerta en la iglesia donde habíamos estado y con una nota que decía 'ya no tienes pruebas'.  
Todo aquel que hablaba con nosotros acababa muerto excepto nosotros mismos. Nos metieron en la cárcel y nos pasamos año y medio allí. Nos visitaron psicólogos, psiquiatras, pitonisas, brujas y, todos ellos, acabaron muertos.
En la cárcel nos aislaron, pero antes recibimos una carta donde nos decían que teníamos echado un mal de ojo por maleducados.
La que nos escribió la carta también murió y yo, como maleducada tengo que enviar esto para seguir con esa tradición.
Si lees esto estás muerto.
Aviso: MUERTOOOOOOOOOOOOOOO PARA SIEMPRE

El próximo eres
Aquella noche todo fue muy extraño. Estábamos en un descampado cerca de mi barrio. Hicimos una fogata y nos sentamos alrededor del fuego a charlar, cuando Mario nos propuso jugar a la ouija. Yo tenía un poco de miedo por todo lo que había escuchado sobre ella, pero, pensándolo fríamente, ¿por qué voy a temer algo que nunca he probado?  
 Al final nos decidimos. Pusimos el tablero y todo, y empezamos a preguntar cosas. Sorprendentemente el vaso se fue moviendo, y yo me quedé sin aliento. ¡Era increíble! 
 De repente, el vaso explotó. Aquello fue demasiado. Decidimos que ya era hora de  que cada uno volviera a su casa. Aquella noche me desperté varias veces porque encontraba la luz del baño encendida. 
 A la mañana siguiente le pregunté a mis  padres si ellos habían estado yendo al baño por la noche. Me contestaron que no. Pasé por alto ese incidente y no quise darle más importancia.  
 De camino al instituto pasé por delante de un banco donde había un hombre sentado. Cuando avancé un poco más noté que ese mismo hombre me seguía. Iba vestido con gabardina negra y sombrero oscuro. No me daba buenas vibraciones, así que aceleré el paso. Él también lo hizo. Para no parecer paranoico opté por otra estrategia: me paré en seco, como si me fuera a atar los cordones de los zapatos, para ver qué hacía él... 
 ... Se me acercó al oído, y en un susurro me dijo: no juegues con fantasmas cuando no sabes qué son. 
 Me quedé de piedra. En cuanto pude, llamé a todos con los que estuve aquella noche y se lo conté. Quedamos otra vez en el descampado. Ninguno de nosotros habló porque no había nada que decir: habíamos jugado con fuego y nos habíamos quemado.  
 De repente, un hombre emergió de la sombra. Llevaba un instrumento afilado en la mano. Se dirigía hacia nosotros. Salimos corriendo. Cada uno a su casa. Pero  a Mario y a Silvia no les vimos más. 
 Ahora, cuando miro sus fotos, siento como si me sonrieran y me dijeran: el próximo eres tú.

No hay comentarios: