Antes de nada os diré que todos los trabajos que aquí se muestran estan realizados con imagenes, videos, etc. tomadas de la red, respetando siempre su autoria y copyright, si alguna persona considerá que en este blog se incumplen las normas, solo debe comunicarmerlo y estaré encantada de atenderle y solucionar el problema.

Espero disfruten de mi Blog y les guste tanto como a mi.

21 octubre 2011

CUENTOS TERRORIFICOS

EL CABALLERO MALFREDO

    Malfredo era todo un caballero, de oficio desfaborable, de entuertos y rescatador de desamparados, aunque algo malandrín. Cierta vez, cuando iba a liberar a una dama presa de un dragón, cambió de opinión, y quien le dio pena fue la bestia y no la dama, por lo que liberó al dragón, y encadenó a la mujer tras bajarla de la alta torre donde era confinada.

    Otra vez encontró en el campo a un sirviente que era apaleado por su señor, que le castigaba por haberle robado dos quesos. Malfredo preguntó al joven si era culpable de tal terrible acusación,  este no lo negó, pero  además le confirmo que lo volvería a hacer, pero Malfredo convencio a su amo de todo lo cpntrario.

    Llegó el día en que nuestro caballero debía de jubilarse,  ya  que la edad no le perdonaba y decidio desacer  el oscuro misterio que rodeaba al castillo enfantasmado. Presentandose allí a la medianoche, que es cuando los fantasmas salen a pulular.

    Como siempre preparado nuestro caballero valeroso, encendió su antorcha de emergencia, y vio otras antorchas en las sucias paredes encendidas, apagando la suya para una futura contingencia. Vio un bello mobiliario y bellos tapices de gloriosas batallas de antaño, pero de apagados colores. Y fue, cuando de repente escucho un ruido muy estruendoso que provenía de unas muy empinadas escaleras.

    Por ellas bajó una dama vestida de luto, portando un candelabro en la mano  mas no descendía con los pies en el suelo, si no levitando, cual bruja sin escoba y con los ojos muy tenebrosos y grandes, como abultados.-¿Sois vos un fantasma?-preguntó -Muerta al menos sí  estoy -respondió ella con carraspeante voz sonora.-Entonces... ¿por qué no en la tumba dormís?-Porque mi alma en paz no está.-¿A qué se debe ello?-Mi marido me mató, y él sí reposa muy feliz en su lecho eterno.

    Lo cual, justo no es.-Ciertamente... ¿Y cómo se remediaría ello?-Clavándole una estaca en el corazón esta misma noche si fuera posible.-Vamos pues, y guiadme vos.Marcharon por lúgubres pasillos llenos de de telarañas, paredes gruesas y suelos  humedos. Finalmente llegaron a las aún más nefandas catacumbas, y más en concreto, a una mohosa tumba.-Aquí yace el desgraciado de mi esposo -dijo ella enojada- Fácil es su apertura, con premura debéis.Pero he aquí, que la  dama abrió su boca con dos muy poderosos y picudos colmillos, para prestarse a hincárselos a Malfredo ahora agachado y muy indefenso ante tal amenaza mortal.

    Pero nuestro caballero, ducho en mil y una andanzas de lo más variopinto, se lo había olido, y revolviéndose veloz, clavole el mango de su antorcha en medio del corazón, no quedando más que cenizas pardas a sus pies. Sólo por curiosidad, abrió la tumba del muerto, pero no encontró más que una nota manuscrita.

No hay comentarios: